Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Domingo 20 de agosto de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Locura Concentrada
Mariano Santia
San Nicolás de los Arroyos - Argentina
Soy sólo un loco que busca ser mejor. El resto es historia.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Septiembre 2009
CEMENTERIO
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

03/09/14 | 11:03: Maria del Socorro dice:
Entre a esta página para informarme bien sobre los escribidores. Alguien se alarmo al escuchar esta expresion de un personaje, y pensó que habia "metido la pata". A mi no me pareció y tuve la intuicion que se refiria a aquellos que solo escriben y escriben sin saber lo que escriben. Por eso investigue. Gracias
28/01/11 | 18:37: karen dice:
Me parece magnifico lo que escribiste, para escribir hay que informarse y para informarse hay que leer ..y Mucho!
18/01/11 | 10:28: Azote de Escritorillos dice:
Capullos.
Vínculos
Locura Concentrada
Nosotros Nosotros
Profecías para argentinos


Este libro ha sido distinguido con la Faja de Honor de la Sociedad Argentina d... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada

Locura Concentrada


Se encontrarán escritos que resultan ser consecuencia de esas catársis personales que uno tiene de vez en cuando.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

CEMENTERIO



Cada vez que ingreso a este lugar, siempre me pregunto lo mismo: ¿para qué toda esta parafernalia? ¿Es necesario todo este derroche de material? Recuerdo que en mi familia era el paso obligado de los domingos a la mañana después de misa.

Mi viejo en su Chevrolet especial dorado me llevaba encerrado en un silencio inquebrantable.  De vez en cuando se le escapaba una lágrima, y cuando lo veía me preguntaba el porqué de eso… Yo era uno de esos chicos que pensaba que los padres no lloran, que son inmunes a todo. Sin embargo, alguna que otra mañana de domingo, mi viejo lloraba y mi imagen de él (a mi pesar) se humanizaba.

Estábamos a unos pocos metros y, antes de entrar, comprábamos algunas flores: a veces eran calas, otras crisantemos, y otras, claveles… Si bien la flor variaba, el color siempre era blanco. Nunca le pregunté por que, pero supongo que por la paz, o algo así.

Una vez que teníamos las flores, empezábamos el camino. ¡Me costaban tanto esos tres escalones de la entrada! No tenían nada de especial. Eran tres escalones comunes y corrientes, sin embargo me pesaban… y mucho. 

Una sola vez me animé a romper ese intenso silencio, y hablarle a mi viejo cuando estábamos entrando:

-Papá –dije con miedo.

Mi viejo frenó su marcha, bajó su mirada recia e imponente y me dijo:

-Cállese la boca. En este lugar guarde silencio. Muestre respeto.

Bajé la mirada y seguimos camino. Mi viejo con un dolor inmenso, y yo sin entender completamente la situación. “¿Respeto a qué?”  era la pregunta que sonaba en mi cabeza.

Pasaron los años y ahora soy un hombre maduro. Entiendo un poco más a mi viejo. Él era una de esas personas a las cuales todavía les dolía la muerte, o la vida según como lo vea cada uno. Volví a este lugar y recorro sus pasillos olvidados: completamente vacíos, con flores secas destrozándose por una simple brisa, con miles y miles de lágrimas derrochadas en la nada, e infestado de signos religiosos que sólo significan muerte para mí.

No sé por qué volví, puesto que no pertenezco a este lugar y no pretendo pertenecer nunca. Aquí solamente hay fundas olvidadas que provocan miseria y enjugan lagrimales. Si uno tiene tiempo y recorre esos innumerables espacios encuentra lápidas pequeñas cuyas inscripciones ya no son legibles, mausoleos imponentes que demuestran el nivel económico de familias que a pesar de la muerte aún sienten esa necesidad inútil de gritar en silencio: ¡somos ricos y poderosos!

No pienso en términos de lo correcto e incorrecto, cuando estoy acá solamente siento… y ya no quiero sentir esto. No quiero acordarme de los que ya no tengo y pensar en todas esas preguntas que no les hice; ni tampoco hablarle de mi vida a un vacío que solamente es eso: un vacío. Prefiero olvidarme de todo esto, y aprovechar lo que tengo: este corazón que todavía sigue golpeando con fuerza, y que me lleva a seguir adelante.

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
29/09/09 | 01:13: stella Maris (detrasdelespejo) dice:
Hola Mariano! yo pienso lo mismo que vos al entrar en esos lugares donde la muerte debiera igualar pues todos llegamos al mismo lugar y no, hay tanta diferencia como en la vida el pobre es muerto pobre y el rico muerto rico, yo tampoco he vuelto al cementerio de mi infancia donde me llevaban casi todos los domingos pues no hay nada mio ahí; los recuerdos son dulces , de cuando vivián, y para que buscar a los muertos ahí ¡hay tanto muerto caminando! yo prefiero la vida y sí tengo recuerdos pero prefiero recordar que cuando me llevaban al cementerio, me escapaba a jugar a las escondidas entre las tumbas (loca de chiquita),hasta que alguien se avivaba y nos hacian quedar quietos un saludo
rojas.stellamaris@yahoo.com.ar
 
20/09/09 | 11:03: Mariano dice:
Alberto, Muchas gracias por leer mi relato, el cual no puedo catalogar como testimonio, sino simplemente como un hecho de ficción. Si bien es cierto que el culto a los muertos es algo ancestral, en mi opinión, no lo considero como un hecho evolutivo (para cada hombre) sino todo lo contrario, por lo que intento expresar eso en el relato. De nuevo, muchas gracias por tu comentario y tu punto de vista.
mpsantia@hotmail.com
 
19/09/09 | 22:00: Alberto Bisceglia dice:
Me gusto mucho tu testimonio, aunque disiento desde el principio , por ser el culto a los muertos algo ancestral es como la religion y para mi la sociedad se extravía si no sabe conservarlos.
albebis@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
17/08 | 20:48 POSESIÓN


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS